La “americanización” del habitar. La modernización de la cultura urbana representada en los cines de Buenos Aires (1933-1942)

Director/es:

Objetivos

El objetivo del proyecto es estudiar la representación del habitar moderno en Buenos Aires en la época de consolidación del consumo masivo en Argentina desde 1933 hasta 1942 en el cine. Se busca profundizar en el estudio de los modos de producción de las películas, sus características formales, su articulación con producciones provenientes de la cinematografía norteamericana en el contexto de una política exterior marcada por la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría.

En este estudio se analiza:

  1. Qué recursos formales se utilizaron para representar a los sectores populares en las obras del período.
  2. Cómo se expresaron las dicotomías “nacional-extranjero” o “modernidad-tradición” durante la época de consolidación del consumo masivo en Argentina.
  3. Qué procesos históricos del campo urbanístico y cinematográfico se ponen en evidencia a través de estos filmes.
  4. Cómo se articularon estas representaciones en las distintas propuestas genéricas.
  5. Cómo fue la recepción de estas representaciones para la crítica especializada como para la industria del entretenimiento.
  6. Describir las representaciones fílmicas de las prácticas y de los espacios a través de las transformaciones que sufren a lo largo del período (v. gr. la compactación de los espacios – el living room, el departamento–, los rituales del aseo y de la comida, las prácticas al aires libre, el disfrute del tiempo libre).
  7. Describir las prácticas desarrolladas en a) el interior de la casa b) el exterior de las viviendas a una escala barrial y metropolitana.
  8. Analizar los cambios en los imaginarios que las películas ponen en juego y el modo en que se difunden.
  9. Estudiar la modernización urbana en las imágenes que elaboran los especialistas (planes y proyectos) y en los productos y servicios que ofrecen los empresarios e industriales y compararlas con las cartografías que presentan las fuentes.
  10. Relevar y analizar los paratextos de las películas (críticas en revistas especializadas, programas de mano, afiches).

 

Fundamentación

El tema de esta investigación es la relación entre la cinematografía argentina y la norteamericana desde que surge el cine industrial local hasta que se produce la crisis que marca el final de “la etapa de oro del cine argentino”. Se parte de considerar que el cine norteamericano es un excelente difusor del american way of life (prácticas, modas, valores, estilos arquitectónicos o de decoración interior de la vivienda) y promotor de modelos de conducta y de consumo que inciden en los modos de habitar del período. Se estudiará cómo el cine norteamericano contribuyó a crear un imaginario acerca del habitar moderno en Buenos Aires durante la década de 1930.

En la primera etapa la relación está signada por estrategias comerciales de los estudios cinematográficos y se produce en el contexto del panamericanismo eje de la política exterior norteamericana desde fines del siglo XIX. En 1933 Theodore Roosevelt pone en marcha el New Deal y anuncia la política de buena vecindad con el resto de América. Frente al amenazante clima de preparación para la Segunda Guerra, el Estado norteamericano recurre al cine como medio de difusión privilegiado de su planificación económica y de su política exterior.

El cine norteamericano se distribuye muy tempranamente en Argentina que llega a ser uno de los mercados más importantes en el exterior de Estados Unidos. El sistema hollywoodense de producción de estudios y de estrellas es el modelo para la industrialización local. En este trabajo se analiza cómo surge el proyecto industrializador cinematográfico en el país cuando comienza el cine sonoro en 1933, y busca su espacio de inserción en un mercado ya homogeneizado por el cine norteamericano, desde varios años antes. A la vez, este proyecto industrializador se inserta en un proceso mayor de sustitución de importaciones que promueve la renovación urbana y lo que José Luis Romero (2001), caracteriza como un “repliegue de la sociedad tradicional”, de la mano de un cambio cultural en las expectativas vitales de los habitantes de la ciudad. La irrupción de los militares en la esfera estatal, el fraude político y la crisis económica redefinían la escena político-social, dando lugar a grandes transformaciones sociales, urbanas y culturales. El cierre de la etapa aluvial de inmigración ultramarina y la llegada de migrantes rurales, producto de la crisis del modelo agroexportador que reconfiguró los sectores populares urbanos y la fisonomía de la ciudad. Asimismo, el crecimiento del mercado interno y el impulso al desarrollo industrial como respuesta a la caída de las importaciones, rápidamente contribuyó al camino, iniciado en años anteriores, de consolidación de una sociedad de masas. Este proceso modernizador generó un nuevo imaginario sobre lo argentino  y esto se trasladó a los temas y a los procedimientos fílmicos que las películas argentinas desarrollaron para tramitar esa modernización.

Beatriz Sarlo establece que en los años 1920 en el campo de la literatura y de la plástica el “criollismo urbano de vanguardia” expresó a la cultura de mezcla que se dio en Buenos Aires frente al peligro disgregador que implicaba la incipiente dimensión metropolitana. En este trabajo se intentará demostrar que en 1930, cuando la Capital definitivamente se había convertido en metrópoli, el cine argentino encontró un lenguaje propio que, entre otros desafíos, debió enfrentar las cotas establecidas por la cinematografía europea pero, en mayor medida, por el cine norteamericano para expresar la nueva dimensión de la modernización urbana local. Como ejemplo de los términos de esa modernización, podemos tomar una película que la historiografía del período coincide en que fue el primer éxito de público y de crítica: Así es la vida (Francisco Mugica, 1939). Una de las hipótesis de este trabajo es que ese éxito se debía al modo de representar la ciudad que acertaba al responder a las demandas de representación de la modernización nacional. En este proceso, “Buenos Aires fue el centro, casi único, de irradiación del cine local, en dos direcciones: la de la producción que se llevaba a cabo, salvo escasas excepciones, en la Capital y en sus cercanos alrededores; y la de los argumentos que, casi invariablemente, sucedían en la urbe porteña” (Claudio España, 1992: 75). La exhibición de películas se diferenciaba en el centro (con mayor cantidad de películas extranjeras) y en los barrios donde estaban en cartel, por más tiempo, las producciones nacionales.  

Según Elina Tranchini, aún en las películas argentinas de temática criollista de 1930 y de 1940 hay un diálogo en las representaciones y en los contenidos con el cine norteamericano de la época, porque se produce una modernización de un género que, aparentemente era reservorio de la tradición (1999: 157). La autora marca paralelos entre Kilómetro 111 (1938) y La cabalgata del circo de Mario Soffici (1945) y las norteamericanas de John Ford Viñas de ira (1940)  y ¡Qué verde era mi valle! (1941).  

Para esta investigación es central otro aspecto que Tranchini señala en la relación entre los realizadores norteamericanos y el gobierno de Roosevelt durante el New Deal . En ese período comienza el cine estatal en nuestro país y se puede ver cómo las películas fomentadas por el Ministerio de Agricultura se realizan en el marco de convenios celebrados con Estados Unidos para promover así la difusión de las riquezas agrícola ganaderas y turísticas de nuestro país. Los documentales producidos o dirigidos por Pare Lorentz  (The Plow That Broke de Plains (1936), The Fight for Life  (1940),  The River (1938) o The City  (1939) destinados a promover políticas públicas sobre modernización, en el marco de la reforma territorial y urbana que se emprendió Estados Unidos en el valle del Tennesee, forjaron un modelo de propaganda que fue referente para nuestro cine estatal hasta el final del primer gobierno peronista. 

Uno de los episodios más estudiados en los últimos años, que muestra con gran riqueza de este proceso en el que el cine juega un rol central, es el de la gestión de Nelson Rockefeller como coordinador de la Office of Inter-American Affairs (OIAA) en la década de 1940, quien en su contribución a la política de apertura de los Estados Unidos hacia América Latina supo combinar con audacia filantropía, propaganda y negocios. Por lo general, los estudios culturales se han centrado en las producciones romántico-pintorescas de la OIAA (del estilo de las películas de Disney), que muestran una visión estereotipada de lo latinoamericano, mientras que los estudios sobre la arquitectura lo han hecho sobre sus apuestas modernistas de gran sofisticación cultural (como la muestra Brazil Builds realizada en 1942 en el MOMA) (Gorelik, Adrián, 2014). 

Pero en ambos casos se ha tendido a ver casi con exclusividad la connotación manipuladora de la política de propaganda norteamericana en el marco de la guerra. Especialmente, en el campo cinematográfico, se ha señalado el boicot del gobierno norteamericano en la provisión de celuloide al mercado argentino como causa única de la crisis que sufre el mercado local desde 1942. Esto se entrama con el momento en que Argentina busca colocar productos en el mercado norteamericano y a la vez sustituir importaciones frente a la pérdida de sus proveedores europeos tradicionales por el avance de la Segunda Guerra. En este estudio se buscarán otras causas que expliquen esa crisis y se reforzará la hipótesis ya demostrada por Clara Kriger (2009) acerca del rol del Estado para revertir ese proceso y poner en marcha la industria local.

  Este trabajo se enmarca en los estudios que vienen desarrollándose sobre las relaciones interamericanas en los que se sostiene que las distintas formas de intervención norteamericana en los países de América Latina no fueron resultado de una actitud pasiva de las elites locales sino que, por el contrario, implicaron colaboraciones, negociaciones y resistencias que definieron los alcances de la penetración extranjera. Sin embargo, en un aspecto fundamental de esa relación, como es la cultura urbana y territorial y desde el campo de los estudios del cine, apenas han comenzado a realizarse algunos estudios puntuales sin que tengamos todavía aproximaciones generales que permitan iniciar un debate más amplio. 

En curso
Período: 
De 04/2016 hasta 03/2017
Tipo de proyecto: 
Código: 

Integrantes